Es posible que los refugiados ucranianos nunca regresen a casa, incluso después de que termine la guerra

Apr 06 2022
Las investigaciones muestran que generaciones de refugiados, ya sea que se hayan desplazado debido a la guerra, el clima o la hambruna, ya no querrán regresar al lugar que alguna vez fue su hogar, incluso después de que sea seguro hacerlo.
Refugiados de Ucrania llegan a Medyka, Polonia, el 4 de abril de 2022. Wojtek Radwanski/ AFP/Getty Images

La invasión de Rusia a Ucrania ha provocado que más de 4,2 millones de personas huyan a los países vecinos de Polonia, Rumania, Moldavia y otros lugares.

La violencia de Rusia contra los civiles y los ataques a las ciudades provocaron el desplazamiento interno de 6,5 millones o más de personas . Abandonaron sus hogares pero se mudaron dentro de Ucrania a otras áreas donde esperan estar más seguros.

Rusia y Ucrania han estado manteniendo conversaciones de paz esporádicas . El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy , dijo el 4 de abril de 2022 que las conversaciones continuarán a pesar de que los soldados rusos cometieron asesinatos masivos de civiles en Bucha, Ucrania.

Pero no hay garantía de que los millones de ucranianos desplazados quieran volver a sus hogares incluso una vez que finalmente termine la guerra.

Las lecciones aprendidas de las experiencias de las personas desplazadas en otros conflictos, como Bosnia y Afganistán, dan una idea de lo que podría pasar con los ucranianos al final de los combates. Una ola de nuevas investigaciones en ciencias sociales, incluida la mía como politóloga que estudia entornos posteriores a un conflicto, muestra que una vez que termina la violencia, las personas no siempre eligen regresar a sus hogares.

El tiempo importa

Varios factores afectan la decisión de las personas de regresar al lugar del que huyeron o de reasentarse en otro lugar. El tiempo es quizás lo más importante.

Las investigaciones muestran que las generaciones criadas en lugares de refugio ya no querrán volver al lugar que alguna vez fue su hogar.

Cuanto más rápido se resuelva el conflicto ucraniano, más probable será que los refugiados se repatríen o regresen a casa.

Con el tiempo, las personas desplazadas se adaptan a sus nuevas circunstancias. En el mejor de los casos, forman nuevas redes sociales y obtienen oportunidades laborales en sus lugares de refugio.

Pero si los gobiernos impiden legalmente que los refugiados busquen empleo formal, sus perspectivas de autosuficiencia financiera son sombrías.

Esta es la situación en algunos países con grandes poblaciones de refugiados como Bangladesh , donde los refugiados rohingya de Myanmar se ven obligados a vivir en campamentos y se les prohíbe trabajar.

Sin embargo, esta no sería la realidad para la mayoría de los refugiados ucranianos. La mayoría de ellos se están reasentados en la Unión Europea, donde pueden obtener un estatus de protección temporal especial que les permite trabajar, asistir a la escuela y recibir atención médica durante al menos uno y hasta tres años.

Niños ucranianos durante su primer día de clases en Ederveen, Holanda, el 4 de abril de 2022.

Una crisis de refugiados más grande

Los ucranianos se suman al creciente número de personas que son desplazadas por la fuerza en todo el mundo como resultado de conflictos o desastres climáticos .

En 2020, el último año con estadísticas globales reportadas, hubo 82,4 millones de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo, la cifra más alta en los últimos 20 años. Los refugiados, personas que cruzan una frontera internacional en busca de seguridad, representan el 32 por ciento de ese número. Los desplazados internos son el 58 por ciento de esta cifra total. El resto son solicitantes de asilo y venezolanos desplazados sin reconocimiento legal en el exterior.

Hay tres razones para el aumento de personas desplazadas por la fuerza.

Primero, hay conflictos persistentes sin resolver tanto en Afganistán como en Somalia que continúan obligando a la gente a mudarse.

La retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán en 2021 provocó el último movimiento masivo de refugiados .

Una segunda causa del aumento del desplazamiento es el reciente inicio de conflictos en Etiopía , Myanmar , Sudán del Sur y otros lugares.

En tercer lugar, menos personas atrapadas en la guerra regresan a casa una vez que termina la violencia. El promedio de tiempo que los refugiados permanecen lejos de sus hogares es de cinco años , pero los promedios pueden ser engañosos.

Para esos 5 a 7 millones de personas en situación de desplazamiento prolongado —más de cinco años— la duración media del exilio es de 21,2 años .

Niños refugiados sirios se reúnen alrededor del fuego para mantenerse calientes en un campamento durante la temporada de invierno en Idlib, Siria, el 26 de enero de 2022. Los civiles se ven obligados a quemar su ropa para mantenerse calientes por la noche, debido a las duras condiciones invernales.

Decidir irse a casa, o no

Un estudio reciente de niños refugiados de Sri Lanka criados en India debido a la Guerra Civil de Sri Lanka de 1983 a 2009 encontró que algunos prefieren quedarse en India, aunque no sean ciudadanos. Estos jóvenes sienten que podrían integrarse mejor en la India si no fueran etiquetados como refugiados.

Some studies have shown that experiences of violence in people's home countries diminishes their desire to return home. Other recent surveys of Syrian refugees in Lebanon show the opposite. These studies found that those who were exposed to violence in Syria — and had a sense of attachment to home — were more likely to want to return.

Age and the attachment to home that often comes with it also influence people's desire to return to their home country, making it more likely that older people will return.

Interestingly, this is also the case in some natural disasters. After Hurricane Katrina forced people to leave New Orleans in 2005, only half of adult residents under 40 later returned to the city. That's compared with two-thirds of those over 40 who chose to go home.

Lindal Dawsy sits on the porch of her FEMA trailer next to the remains of her old home May 25, 2006 in Pearlington, Mississippi. Dawsy had no home insurance and was not sure if she would stay and rebuild.

Rebuilding

Rebuilding houses, returning property that has been occupied by others and providing compensation for property losses during war are vital to encouraging people to return home after displacement.

This work is typically funded by the post-conflict government or international organizations like the World Bank and United Nations. People need places to live and are more likely to remain in places of refuge if they have no home to which they can return.

There are exceptions to this rule. Following ethnic conflicts, refugees and internally displaced people were unwilling to return to homes in ethnically mixed neighborhoods when peace returned in both Bosnia and Lebanon. They preferred to live in new communities, where they could be surrounded by people of their own ethnicity.

Not Just About Peace

Finally, it is not just peace, but political control that matters to people considering a return.

Nearly 5.7 million Syrian refugees remain in Lebanon, Jordan, Turkey and other countries after more than 11 years of war in their country. Syrian President Bashar al-Assad has retained political power, and some parts of Syria have not seen active conflict since 2018. But it is still not safe for these refugees to return to live in Syria.

The economic situation in the country is dire. Assad's government and related militias still conduct kidnappings, torture and extrajudicial killings.

Even if Russia retreats and pulls its forces entirely out of Ukraine, some ethnic Russians who were living in Ukraine before the conflict are less likely to return there. Returns are most likely when the government and returnees are happy with the outcome and people are going back to their own country.

Russian violence in Ukraine has changed the fuzzy division between ethnic Russians and ethnic Ukrainians into a bright line. The comfortable coexistence of the two groups within Ukraine is unlikely to resume.

Sandra Joireman is the Weinstein Chair of International Studies, and a professor of political science at the University of Richmond in Richmond, Virginia. She receives funding from the University of Richmond, the Fulbright program and the Earhart Foundation.

This article is republished from The Conversation under a Creative Commons license. You can find the original article here.

© Copyright 2021 - 2022 | unogogo.com | All Rights Reserved