El efecto de la soledad en la creatividad

Apr 25 2020
Abrazar el cambio radical: tercera parte En una serie de tres artículos, se le dará una perspectiva sobre cómo podemos abrazar este tiempo de cambio radical y conducirnos a través de la tormenta del miedo y el dolor y utilizar la creatividad como brújula para salir del aislamiento. a la soledad. Para aceptar un cambio radical, necesitamos anclarnos en nosotros mismos para poder escuchar nuestra sabiduría interior.

Adopción del cambio radical: tercera parte

En una serie de tres artículos, se le dará una perspectiva sobre cómo podemos abrazar este tiempo de cambio radical y conducirnos a través de la tormenta del miedo y el dolor y usar la creatividad como una brújula para pasar del aislamiento a la soledad.

Para aceptar un cambio radical, necesitamos anclarnos en nosotros mismos para poder escuchar nuestra sabiduría interior. Esto no significa que siempre debamos estar tranquilos y tener nuestras emociones bajo control. Significa que somos capaces de abrazar todas las emociones y escuchar lo que nos muestra sobre la situación actual. Cuando sabemos qué nos trae alegría, qué calienta nuestro corazón, qué hace crecer nuestro conocimiento, qué abre nuestros ojos, qué calma su nivel de estrés, qué le brinda consuelo, qué libera la ira, qué alimenta nuestra alma, cuerpo y mente, estamos capaces de guiarnos en los buenos y en los malos tiempos.

Aislamiento dentro del arte

A lo largo de la historia del arte, los artistas han utilizado el aislamiento como medio para estimular su creatividad. La imagen del artista solitario es tan poderosa que todavía la conectamos con la palabra creatividad. Pero este arquetipo ha cambiado en las últimas décadas. La mayoría de los artistas contemporáneos viajan mucho y se presentan a sí mismos, su proceso y su arte a través de las redes sociales e Internet con sus seguidores.

Pero hubo una época en la que los artistas creaban de forma aislada. Nacido de un deseo de individualismo, originalidad y rebelión, un deseo de rechazar la sociedad y romper las reglas y el impulso de proteger sus ideas únicas. En este aislamiento se encuentra la semilla que llevó al artesano a ser percibido como el genio. La idea convencional es que el dolor es bueno para el arte. Un genio es mejor cuando está borracho, infeliz, con cicatrices, indigente o drogado. Pero hay una distinción sutil e importante que hacer cuando se trata de lo que hace que estos artistas sean genios.

La diferencia entre aislamiento y soledad

Hay una gran diferencia entre aislamiento y soledad. El aislamiento, marcado por una sensación de soledad, es un estado negativo. La soledad es el estado de estar solo sin sentirse solo. Lo que trajo el genio a los artistas no fue el aislamiento, sino la práctica de la soledad. Los efectos en la mente humana son extremadamente diferentes.

El efecto del aislamiento en nuestra mente es una pérdida de proporción, una obsesión por los detalles y una incapacidad para ver el panorama general. Cuando agregas miedo a la mezcla, afectará tu memoria y tu percepción de la realidad. El miedo provoca toneladas de consecuencias negativas para tu cuerpo y tu psique. Tus pensamientos se enfocarán en un solo enfoque y perderás la capacidad de empatizar.

El efecto de la soledad en nuestras mentes es el extremo opuesto. Practicar la soledad, significa retirarse dentro de uno mismo, reflexionar y meditar. Al buscar la soledad, puede comprender su verdadero sentido de sí mismo y podrá interactuar y empatizar con los demás desde una mente equilibrada y bien sintonizada.

Aquí es donde se encuentra nuestra conexión genial con la creatividad. En la soledad, nos encontramos con nuestro yo genio (creatividad, intuiciones, amor, empatía) y nuestro yo herido (dolor, miedo, ira, frustración, celos). Cuando aprendemos a aceptar todo lo que existe, podemos curarnos, amarnos, expresarnos, crear visiones innovadoras y conectarnos con nuestro propósito único y estar en el mundo como seres humanos conmovedores, fuertes y empoderadores.

La soledad es un arte perdido en esta época en la que estamos ultraconectados con el mundo exterior a través de las redes sociales combinados con una soledad extrema por la falta de conexión real. Estar desconectado de nosotros mismos nos hace incapaces de conectarnos con nuestro entorno. Aquí está lo bueno, no necesitamos ser monjes para encontrar la soledad. Ahora que nos vemos obligados a vivir como ermitaños, bien podríamos aprovechar la oportunidad para crear estos momentos de soledad.

Soledad en incubación

Ahora que estamos colectivamente incubados, también podríamos mirarlo con una perspectiva creativa. Después de encontrar el aislamiento en las 5 etapas del duelo (El efecto del miedo y el dolor en la creatividad) pasamos ahora a las etapas propuestas de la creatividad donde encontramos “la etapa de incubación”. Esta es la etapa donde su cerebro subconsciente estará haciendo el trabajo. Alejarse y traer algo de espacio a su cerebro permitirá que una brisa fresca traiga claridad y paz a la mente contemplativa. La incubación permite que su intuición cree una nueva percepción.

Durante la incubación, dejamos de enfocarnos en el proceso creativo para permitir que el conocimiento que hemos reunido se asimile, digiera y deje que nuestro cerebro inconsciente lo organice. Lo bueno es que no tenemos que ir a ningún lado, lo que es particularmente conveniente en momentos como estos. Estos destellos de iluminación pueden llegar a nosotros cuando damos un paseo o nos duchamos, o cuando meditamos (o cuando viajamos, pero eso realmente no vuela en este momento). Entrar en este estado también calma nuestro sistema nervioso. El desafío es que solo podemos encontrar conocimientos cuando dejamos de buscarlos conscientemente. Cuanto más fuerces a que sucedan las ideas creativas, es menos probable que lleguen. Este proceso, en su mayor parte inconsciente, no se puede forzar.

Soledad en el caos

Para dar sentido al caos necesitamos alguna forma de soledad. ¿Pero dónde lo encuentras? Se dice que el primer paso es desconectarse. Entonces, una gran parte de ese primer paso se ha dado por nosotros. Con este tipo de desconexión nos referimos a encontrar un lugar donde desconectarse de impulsos externos como su teléfono, su correo electrónico, redes sociales para poder conectarse consigo mismo. Cuando confiamos demasiado en el mundo, perdemos nuestro profundo sentido interno de nuestro yo estable. Confiamos en el mundo para que nos tranquilice, para que nos dé una idea de quiénes somos. Cuando creamos un momento y un lugar en el que podemos reconectarnos con nosotros mismos, nuestra devoción por los problemas no resueltos de tu vida desaparecen. Tu felicidad interior se vuelve intrínseca relacionada con tu naturaleza interior. La necesidad de que otros creen tu felicidad se disuelve. Te volverás independiente, lo que (para mí) significa ser capaz de expresarte plenamente en conexión con el mundo y los demás.

Ser artista significa no contar ni contar, sino madurar como el árbol que no fuerza su savia y se mantiene confiado en las tormentas de la primavera sin temor a que después de ellas no llegue el verano. Viene. Pero se trata solo del paciente, que está allí como si la eternidad estuviera ante ellos, tan despreocupadamente quieto y amplio. Lo aprendo a diario, lo aprendo con dolor al que agradezco: ¡la paciencia lo es todo! - Rainer Maria Rilke (poeta)

>> Después de haber pasado por una gran cantidad de pérdidas e interrupciones y tener que crear una 'nueva normalidad' varias veces en mi vida, hubo un punto en el que sentí que mi brújula estaba rota. Mi madre había muerto 3 meses después del nacimiento de mi hijo y mi madrastra, suegra y madre afecto la siguieron durante el año y medio siguiente. A través de esta tormenta, aprendí la lección más importante de mi vida, a confiar y conectarme a la brújula que está dentro de mí. He estado practicando la meditación Zen durante cuatro años y ha sido mi salvavidas. Aprender a sentarme en silencio con todo lo que soy, mostrándome un camino a través del dolor, la ira y la tristeza y reconectando a mi poder, mi propósito, mi pasión y mi fuente creativa. Conectarme conmigo mismo me ha dado la fuerza para conectarme con la vida, de cualquier forma que se muestre. <<

8 consejos para llevar la soledad al caos

No tienes que sentarte en la cima de una montaña y no tienes que ser monje para experimentar la soledad. No tienes que tener nada, ni siquiera silencio. Pero estas son mis formas favoritas que pueden hacer que te conectes a la tierra en el ahora:

  1. Desconectarse : a su teléfono, redes sociales y noticias
  2. Respirar : con atención, inhale contando 5 y exhale contando 5
  3. Siéntate al sol, cierra los ojos y siente su calor.
  4. Aviso : mire algo con extremo detalle. Una hoja, un árbol, una flor, una mesa o una obra de arte. Note el color, el olor, el tacto.
  5. Naturaleza - Camine afuera, si puede. Siéntese junto al agua, contra un árbol, en un banco, sobre la hierba. O mira hacia afuera y conéctate con la naturaleza que está allí.
  6. Movimiento : mueva su cuerpo, baile, siga una clase de yoga en línea, corra o camine.
  7. Relájese : tome una ducha o un baño, lea un libro
  8. Medita : encuentra un lugar donde puedas sentarte cómodamente durante 10 a 20 minutos (puedes usar una meditación guiada)

© Copyright 2021 - 2022 | unogogo.com | All Rights Reserved